7 ene. 2013

Las dietas milagro, un peligro para la salud

Tratar de bajar de peso en poco tiempo empeora los hábitos alimenticios y reduce el consumo de energía

Con el comienzo de año y entre la lista de buenos y nuevos hábitos que nos proponemos poner en marcha está, casi seguro, el de perder peso. Buscamos perder peso por dos fundamentales: por salud, que es algo necesario y por imagen lo que no es siempre recomendable. Es fundamental basarse en dos principios muy básicos, y quizás por eso poco tenidos en cuenta, el incremento de la obesidad se genera por el aumento del sedentarismo y una dieta incorrecta y poco saludable.

Ha aumentado la proliferación de dietas milagrosas, las cuales en realidad pueden ser peligrosas. Carmen Cuadrado, una de las autoras del informe Dietas y productos mágicos, realizado con el apoyo de la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y por el Instituto de Nutrición y Trastornos Alimentarios de la Comunidad de Madrid (INUTICAM) explica que dichas dietas tienen coincidencia en aspectos como:
  • Proporcionar un contenido energético muy bajo, se basan en evitar un grupo de macronutrientes concreto. Específicamente las monodietas.
  • Empeorar los hábitos alimenticios, por ejemplo, cuando las dietas señalan específicamente evitar el consumo de frutas y verduras.
Según Clotilde Vázquez, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ramón y Cajal, las dietas milagrosas tienen como consecuencia el llamado efecto rebote, al perder kilos de forma veloz, el cuerpo se "defiende almacenando más grasa". La perdida de peso debe ser paulatina porque de otra manera se pierden tejidos como músculos y el calcio de los huesos.

Dietas no recomendables

Dietas líquidas: En estas dietas sólo se puede beber y está prohibido tomar cualquier tipo de alimento sólido, entre ellas están las conocidas como: dieta de la leche, la dieta de las infusiones y la más curiosa, la dieta de la cerveza. A parte de la sensación de hambre que provoca, puede ser causa de
hipofuncionalidad digestiva y de flatulencias.

Monodietas: Proponen la ingesta de un solo tipo de alimentos, por ejemplo, sólo patatas, naranjas, alcachofas o sólo gazpacho. Estas dietas no cubren las necesidades de nutrientes del organismo y a parte de ser muy aburridas, son dañinas y provocan cólicos intestinales, flatulencias, diarrea, etc. Esta drástica forma de alimentarse produce trastornos de la alimentación como son la anorexia, la bulimia o el atracón.

Régimen de Antoine:
Dieta disociativa en la cual no se pueden mezclar alimentos. Cada día se debe tomar un solo grupo de alimentos en la cantidad que se desee. Por ejemplo, el lunes sólo carne, el martes, verduras, etc. Este régimen se realiza durante una semana completa al mes. Como consecuencias para el organismo produce un mal funcionamiento del intestino dado que los aportes de fibras e hidratos de carbono son muy distintos de un día a otro, a veces hay insuficiencia y otra veces sobrecarga de los mismos.

Dieta cero o ayuno terapéutico: Consiste en una dieta extrema en la que sólo se pueden tomar líquidos, una especie de ayuno total. Dentro de estas dietas estaría la llamada dieta del Sirope de Arce, en la que durante una semana sólo se toma sabia de Arce disuelta en litro y medio de agua. Es muy peligrosa porque puede producir deshidratación y causa graves trastornos metabólicos, es fácil que cuando se siguen estas dietas las personas a penas pierdan peso porque el cuerpo se adapta a no recibir alimentos y no quema las reservas de grasa que tiene. Siempre producen un efecto rebote.

Dieta de Montignac:
No permite mezclar lípidos (grasas) e hidratos de carbono y elimina la leche y el azúcar; la fruta al final de las comidas, el pan (excepto el integral), y prohíbe totalmente las patatas, pasta y arroz. Esta antigua y famosa dieta se basa en una premisa falsa como que la obesidad o exceso de peso se debe a que el páncreas no funciona bien.

Dieta de Hollywood: La más antigua de las dietas hiperproteicas se remonta a los años 20, se ha vuelto a poner de moda con el método Dukan. Prescinde de todo tipo de hidratos de carbono y grasas. Prohíbe los embutidos, las legumbres, todo tipo de dulces, azúcar, aceite, mantequilla y frutas (excepto los cítricos). Al ser una dieta muy extrema provoca déficit de sustancias fundamentales para el organismo, también provoca problemas renales. Ninguna dieta que quite los hidratos de carbono va a ser sana.

Dieta del plátano:
Forma parte de las dietas excluyentes y es rica en hidratos de carbono, sin proteínas ni grasas. Consiste en consumir 5 plátanos al día junto con leche desnatada, verduras, ensalada y carne de ave. Esta dieta provoca trastornos intestinales como flatulencias o diarrea por el exceso de fibra, y carencia de nutrientes como el hierro.

Dieta de la última oportunidad:
Propone tomar proteínas en polvo y complementarlas con tabletas de vitaminas y minerales. Provoca un trabajo extra a los riñones y al hígado se anula el apetito pero aumenta la osteoporosis sobre todo en mujeres con la menopausia.

Dieta de la Clínica Mayo: Esta dieta no tiene nada que ver con la Clínica Mayo pero utiliza su nombre para darse credibilidad. Es muy baja en calorías, y recomienda consumir entre 4 y 6 huevos al día. Prohíbe los productos lácteos. Es una dieta muy desaconsejable para personas que tengan altos niveles de colesterol a parte de no cubrir ni el 30% de las ingesta de alimentos que se recomienda.

Dieta mental:
Una de las últimas dietas que se están implantando, su lema es Imagínese delgado para estar delgado pretende adelgazar modificando las estructuras mentales. Se emplean técnicas basadas en la relajación, y la hipnosis clínica. Según su autor, el cuerpo obedece a la mente, por eso hay que imaginarse delgado, "porque la mente subconsciente traduce las imágenes mentales a la realidad física". Esta dieta no tiene base científica ni nutricional pero según la doctora Vázquez no tiene riesgos importantes por el contrario controlar el estrés provoca una pérdida de apetito y puede ayudar a adelgazar. Las técnicas que propone esta dieta pueden ser de ayuda para una completa y buena dieta de adelgazamiento.

Finalmente de todos los estudios de médicos nutricionistas que se tienen el mayor número de ellos lo que recomienda para la pérdida de peso saludable es seguir una dieta mediterránea y olvidar el sedentarismo. Menos comida en el plato y más zapatilla, amigos no queda otra.

/cascaraamarga

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...