9 ene. 2013

Las dietas más impactantes de la historia

  • Las cinco dietas más extrañas que se realizaron hace siglos.
  • EL Gobierno de Reino Unido ha advertido de los peligros que pueden desencadenar este tipo de dietas.
Es obvio que las dietas no son algo nuevo. Algunos las hacen por salud, por encontrar la figura ideal y, para que engañarnos, algunos las hacen movidos por el arrepentimiento de los excesos que se hacen durante épocas festivas.

Unas dietas que se realizan desde los tiempos de romanos y griegos, aunque por aquél entonces se realizaban por cuestiones de salud y forma física, aunque cuando se popularizaron fue realmente en la época victoriana.

Hoy día el Gobierno de Reino Unido, advierte de los peligros que pueden desencadenar las dietas, y coincidiendo con esto, BBC Mundo ha realizado una lista de las dietas "milagrosas" que se han realizado desde hace siglos.
Masticar más de 700 veces y escupir

A principios del siglo XX, el estadounidense Horace Fletcher decidió que una manera rápida y fácil de perder peso era masticar escupir la comida abundante. Esta dieta consistía en masticar bien la comida hasta extraer todo lo que fuera 'nutritivo' y después escupir la materia fibrosaque se quedaba en la boca.

Un ejemplo de esta dieta era masticar 700 veces una cebolla, una dieta para gente con tiempo y sobretodo para establecimientos con pocos clientes. Puede parecer excesiva, pero algunos famosos como Henry Jams y Franz Kafka se atrevieron con ella.

Muchos pensrán que esta dieta podría tener consecuencias, y nada más lejos de la realidad. Los que realizaban esta dieta solo defecaban una vez cada dos semanas, y esto no producía olor, por ello el artífice se refería al aroma de los excrementos "como el de galletas calientes".

La dieta de la solitaria

Más increíble que la anterior es la dieta conocida como la de la "lombriz solitaria". Y es que a principios de 1900 se comenzó a publicitar esta dieta que consistía en comerse estos parásitos para evitar coger peso, se dice que la cantante de ópera María Callas realizaba esta dieta.

Como si fueran píldoras, se ingerían los huevos de la lombriz, y según la teoría la lombriz alcancaría la madurez dentro del intestino donde absorberían la comida, algo que causaría tanto la pérdida de peso, como la diarrea y los vómitos.

En el momento que la persona alcanzara su peso ideal, podría recurrir a una pastilla anti parásitos que podían ayudar a deshacerse de las lombrices. Un método muy doloroso que causaba molestias rectales y abdominales.

Este insecto podía alcanzar hasta los 9 metros de longitud en el interior del intestino, además de provocar problemas de vista, meningitis, epilepsia y demencia. A pesar de todos estos contras, la dieta consiguió muchos seguidores.
Arsénico clandestino

Entre los remedios 'milagrosos' que se utilizaban durante el siglo XIX también se incluían ingredientes peligrosos como el arsénico.

Los más impacientes, solían tomar más dosis de las recomendadas, por lo que tomaban más píldoras de las que debían para obtener mejores resultados, aunque el resultado podía ser que se envenenaran con el arsénico.

Muchos de los vendedores ocultaban a la sociedad el 'ingrediente secreto' por lo que la mayoría de las personas no sabían que en realidad estaban ingiriendo arsénico.
El vinagre como purificador

Muchas personas se fijan en las dietas de las estrellas televisivas para obtener su peso ideal. Pero estas dietas no son algo nuevo, ya que uno de los primeros iconos era el famoso Lord Byron, quien movió ese interés por saber como consiguen mantenerse las celebrities.

La dieta del conocido poeta consistía básicamente en ingerir vinagre. Para limpiar y purgar su cuerpo bebía vinagre a diario y comía patatas mojadas en él. Aunque los efectos secundarios que provocaba esta dieta 'milagrosa' eran vómitos y diarreas.

Pero Lord Byron no era el único de la época que lo consumía, casi todos los poetas de aquél entonces, tomaban vinagre para evitar coger peso y lucir un aspecto pálido.
Los corsés de caucho

En plena Revolución Industrial, Charles Goodyear comenzó a utilizar el proceso de la vulcanización para mejorar el caucho, un uso que se extendió durante el siglo XIX.

La sociedad comenzó a utilizar corsés y bragas de goma, cuya función era que oprimiera la grasa y fomentara la sudoración, lo que se traducía en una pérdida de peso.

Foxcroft aseguraba que lo utilizaban tanto hombres como mujeres. Este proceso acababa deteriorando la piel, que se exponía durante mucho tiempo a la humedad, haciéndola vulnerable a infecciones.

Pero con la llegada de la Primera Guerra Mundial, se empezó a utilizar el caucho para la industria militar, lo uqe acabó por acabar con la moda.

/teinteresa

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...