19 may. 2012

Hidrata tu piel y llénate de vitalidad

No existe mejor forma de recuperar la energía y la vitalidad que alimentando tu piel y tu cuerpo de forma balanceada. Así como una sana alimentación, la forma en que cuidas tu piel es vital, especialmente tu cutis que es delicado y merece una atención especial.
Comienza el día dándole vida a tu rostro, recuperando el agua que pierdes durante el día y mientras duermes. Regrésale los minerales y vitaminas que se gastan a medida que avanza tu día, usando cremas hidratantes que le permitan absorber los componentes que necesita para mantenerse fuerte y con elasticidad.

Tres veces a la semana, mientras te duchas, aprovecha el agua caliente y el vapor para aplicarte un exfoliante que elimine las impurezas y células muertas- muchas de estas se quedan en tu piel y pueden producirte manchas o granos-.

Cuando vayas a dormir o en cualquier momento del día que sientas tu piel cansada, usa un mouse limpiador de ingredientes suaves. De esta manera eliminas maquillaje e impurezas y no le ejerces tanto daño al cutis.

No olvides nunca el bloqueador solar. Este elemento es fundamental para tu piel, no solo porque protege sino porque te evitarás dolores de cabeza futuros. Una piel llena de manchas, sabemos que no te gustará.

Lucir siempre joven es posible con los cosméticos antiedad. Antes de aplicar alguno de estos- si los necesitas- no olvides aplicar un serum: estos productos milagrosos contienen un concentrado de activos que penetran más rápido en el cutis y te harán lucir más joven con piel firme y fresca. Ahora sí, después del serum el mejor complemento son cosméticos antiedad que tienen los nutrientes que necesitas para estimular tu piel; le devolverán la elasticidad y la protegerán de agentes externos. ¡Nada mejor que retroceder el tiempo con truquitos de belleza!

Empareja tu piel y oculta esas imperfecciones que no te agradan demasiado con un efecto súper natural y luminoso. Ponte corrector en la zona de los párpados y ojeras: la mejor forma de hacerlo es trazando una línea imaginaria de puntos con el corrector mismo. Para lograr que tus pómulos se destaquen, aplica una base clara desde la parte superior de estos. Te dará luz y definirá tus rasgos: es recomendable que lo hagas con un pincel. Finalmente aplica polvos compactos- o traslúcidos- según tu preferencia y con una esponja seca, sella las correcciones y la base.

/revistafucsia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...