23 may. 2012

La dieta de la alcachofa: la madre de las dietas milagro

Cuando a una persona de la calle se le pide que enumere algunas de las dietas milagro más conocidas hay una que rara vez falta en la relación: La dieta de la alcachofa. Pero, ¿en qué consiste esta “dieta”?

Sinceramente no lo he sabido nunca muy bien. Hasta ahora, que el azar ma ha llevado a ella… y a que me ha dado por ahí. Podemos jugar o bien a bucear por Internet o bien simplemente a imaginárnosla. Si recurrimos a la última opción podemos pensar que se trata de incluir en nuestro menú diario distintas recetas que contengan este ingrediente, la alcachofa: Pastel de alcachofa, alcachofa al horno, pudin de alcachofa, natillas de alcachofa, alcachofas rebozadas, carpacho de alcachofa, puré de alcachofa, alcachofas guisadas, alcachofas rellenas, alcachofas con jamón, con foie… pero va y no, no se trata de esto. Si recurrimos a buscar por Internet resulta que la “dieta de la alcachofa”, en esencia, consiste en incluir distintas cápsulas y ampollitas a base de alcachofa y otras maravillas verde-eco-fito-dietéticas en nuestra dieta particular, siempre bastante raquítica en este marco, mientras seguimos esta propuesta.

Y se preguntarán ustedes ¿y a qué viene ahora el hablar de esta dieta tan demodé habiendo como hay en la actualidad dietas mucho más modernas y efectivas (ironía) para perder peso? La respuesta es que el otro día me tocó hacer cola en una farmacia y me entretuve leyendo los folletos que, con una alta calidad científica (más fina ironía) estaban a mí disposición para la promoción de productos con la pérdida de peso como reclamo. Y uno de ellos hacía alusión a la “dieta de la alcachofa”, así tal cual. Y a juzgar por los productos que se promocionaban en el folleto éste era editado a iniciativa de los laboratorios Arkopharma.
A resultas del folleto al que me refiero sólo me cabe sacar dos conclusiones, no excluyentes; la primera: a una buena parte de la población sanitaria se le pretende obnubilar el entendimiento con una parafernalia cientifista de no te menees (y por los años que llevan en el mercado estos productos lo deben conseguir con bastante éxito); y segunda: Al resto de profesionales sanitarios con un mínimo de espíritu crítico la información contenida en el folleto es el equivalente a darles una bofetada en su formación y ciscarse en su preparación académica, una afrenta.

Me explico: La principal base documental en la que se basa la posible eficacia de la cinarina (ácido fenólico presente en la alcachofa) frente a placebo es un estudio (“Controlled application of cynarin in the treatment of hyperlipemic syndrome. Observations in 60 cases”) realizado sobre 60 pacientes con problemas de hiperlipemia durante 50 días. Ni es una muestra representativa, ni los resultados pueden ser considerados como “a largo plazo”. El estudio en cuestión, de 1975, puede ser consultado aquí, juzguen ustedes mismos si puede tener algo que ver con la pérdida de peso. Además, el resto de bibliografía para documentar la superefectividad de la alcachofa (o de sus extractos) en la pérdida de peso consiste en:

  • Un estudio (1958)  realizado sobre una población de ratas, que evaluó entre la población de roedores, la actividad farmacológica del ácido 1-4 dicafeiliquínico.
  •  Un estudio de 1977 (“Choleretic and cholesterol lowering properties of two artichoke extracts” A. Lietti) que no aparece en la Biblioteca Nacional de Medicina, alias pubmed, y sobre el que sólo puedo decir que, al menos en el título, no se hace referencia por ningún lado a la pérdida de peso.
  • Una tesis doctoral de 1973, en francés (“Contribution à l’etude de l’acide hydroxietméthylacrylique et de divers autres acides organiques associés dans l’artichaut”) que no aparece referenciada ni tan siquiera en Google y que vaya usted a saber de qué trata… aunque parece que del tratamiento del sobrepeso u obesidad ni de lejos.
  • Otra tesis doctoral francesa de 1972, también francés (“De l’intérêt thérapeutique de certains acides organiques aliphatiques constituants de diverses drogues à reputation hépatorénale et en particulier Cynara scollimus L.”) que tampoco aparece por ningún lado (normal) y que tampoco alude por ningún lado, al menos en su título, a la pérdida de peso en personas humanas.
  • Referenciado en el folleto como un estudio de reciente aparición (2.002) se ofrece otro artículo realizado en ratas “Choleretic activity and biliary elimination of lipid and bile acids induced by an artichoke leaf extract in rats”. Aunque, es cierto, el folleto advierte que este estudio sirve para demostrar el aumento de la eliminación biliar del extracto de alcachofa (en ratas claro) y sin referencia a la pérdida de peso.
/20minutos

1 comentario:

Alcachofa dijo...

Saludos!!
La verdad es que yo no me había puesto a pensar en eso de la "dieta de la alcachofa" como el consumo de pastillas puesto que dejaría de ser dieta. Sé de esas dichosas (la marca que mencionas) pastillas porque están prohibidas en muchos lugares y, peor, se venden como si fuesen un milagro.
La alcachofa tiene algunas propiedades que permiten aumentar la quema de grasas y evita que el cuerpo las descomponga con rapidez lo que hace que sea más fácil desecharlas y se intuye que estas propiedades en una capsula líquida o esas ampolletas hace que estas propiedades entren al cuerpo más rápido, pero si uno no aprende a comer, no hace ejercicio y deja de consumirlo le viene un efecto rebote tremendo. Lo más recomendable es comprarlas pensando que "Ayudan" a la dieta y no que "son la dieta".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...