2 may. 2012

Dietas para las novias

Como pasa el tiempo. Parece que fue ayer cuando medio Puerto Rico se amaneció para ver la denominada boda del siglo en la que el Príncipe William contraía matrimonio con la guapa Kate Middleton. Y a juzgar por las fotos, el matrimonio les ha sentado  de lo más bien. Kate está espectacular. Como el primer día. Todo sonrisas y regia. Porque si algo sobró  el día de su casamiento fue seguridad y tranquilidad. Nada de nervios. Lucía radiante y feliz.

 Como debe lucir toda novia. Al menos, enamorada y que no se haya matado de hambre la semana antes de la boda para que le sirva el vestido. Creí que lo había visto todo en lo de casi agonizar con tal de enfundarse en un trapito.  Pero, eso de meterse en la nariz una sonda  y alimentarse con un puré de 800 calorías  es horroroso.
Dónde quedaron aquellos días en que una se engullía de ‘hot dogs’ con agua para bajar par de onzas y meterse en el vestido talla 6? No entiendo  lo de la sonda nasogástrica.  Rompe con el glamour de la boda.   Se acabaron los tours para degustar el cake y la champaña. Nada de banquetes prenupciales.

 ¿Y la novia? Pues escondida, porque no creo que haya ser humano que soporte semejante imagen tan grotesca. ¿Y el novio? Pobrecito. No quiero imaginar lo que le espera. Una novia con toda la nariz pelada que apenas podrá aspirar par de bocanadas de aire sin soltar un alarido. Y todo por sacarse de encima unas 15 libras.

 Pero, es que hay formas menos grotescas de perder peso. Eso sí, igual de peligrosas. Pero, como el fin, no justifica los medios, el universo que responda.

¿No han escuchado de la dieta del chivo? Eso no es otra cosa que consumir lo que  comen los chivos o cabras -que es lo mismo, solo cambia el sexo. Se trata de hartarse de bolas de algodón, lana y papel sanitario para sentirse llenas y matar las ganas de comer. No miento, le llaman la dieta de las modelos.

Y qué me dicen de la dieta de la lombriz. Y ahora no me pongan cara de fuchi. Dicen los que saben que una sola lombriz habitando en el cuerpo humano puede hacer que una chica rebaje entre una y dos libras semanales. Supuestamente, así era que la ‘supermodel’ Claudia Schiffer  mantenía su esbelto cuerpo.

¿Han oído de la dieta de la Bella Durmiente? Pues no es otra cosa que tomarse un coctel de somníferos y dormir,  dormir y dormir. Se dice que el Rey del Rock, Elvis Presley, se sometía a ese régimen.

Se habla de chupar hielo, tomar batidas de frutas o agua con limón. Hubo un tiempo en que me sometí a la dieta púrpura, que no es otra cosa que consumir alimentos de ese color. Sólo comía  uvas, ciruelas, remolachas y otros alimentos púrpuras como la berenjena, y aunque bajé considerablemente de peso, no pasó inadvertido el discreto tono violeta de mi piel.  Casi me ponen en cuarentena. Hace unas semanas, ante la reciente invasión de chichitos en mi cuerpo he optado por la dieta verde. Lechuga, peras, manzanas verdes, espinaca, etc. Pero, la dejo pronto. Es que me encontré con el vecino sexy en Costco, le echó un vistazo a mi carrito y riendo me dijo que, con razón, me parecía a Poison Ivy.  ¿Por verde o venenosa?

/elnuevodia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...