8 sept. 2009

LAS DIETAS REDUCIDAS EN CARBOHIDRATOS SON NOCIVAS


Revelan que pueden obstruir las arterias y aumentar el riesgo de infartos y derrame cerebral.

Científicos revelaron que las dietas bajas en carbohidratos pueden obstruir las arterias y aumentar el riesgo de infartos y derrame cerebral.

Los regímenes basados en el consumo de grandes cantidades de proteínas (carne, pescado y queso) y la restricción de hidratos de carbono (pan, pasta, cereales y azúcares) fueron muy populares en años recientes. Y si bien es cierto que estas dietas son efectivas para reducir rápidamente el peso corporal, se conoce muy poco sobre sus efectos a largo plazo en el corazón y las arterias.

Un estudio llevado a cabo en ratones, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, encontró que esos hábitos alimenticios causan daños en las arterias.
La investigación, dicen los expertos, demuestra que la mejor opción para una vida sana es alimentarse con una dieta balanceada.

La investigación


Los científicos del Centro Médico Diaconisa Beth Israel, en Boston, Estados Unidos, decidieron investigar el impacto en el sistema cardiovascular de las dietas bajas en carbohidratos tras escuchar informes de personas que habían sufrido infartos mientras se sometían a esos regímenes.

Los investigadores dividieron a ratones en tres grupos alimentando a cada uno con una dieta diferente: la dieta estándar de ratones -una dieta occidental que era alta en grasas- y una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas.

Así es que la dieta baja en carbohidratos, según los autores, no afectó los niveles de colesterol pero mostró una diferencia significativa en el impacto en la ateroesclerosis -la acumulación de depósitos de grasa en las paredes de las arterias-, un trastorno que puede provocar infartos y derrames cerebrales.

Después de 12 semanas, los ratones que consumieron la dieta baja en carbohidratos habían bajado de peso pero desarrollaron 15% más ateroesclerosis que los animales que se alimentaron con la dieta normal de ratones.

Entre los ratones de la dieta occidental se encontró 9% más atereosclerosis. El doctor Anthony Rosenzweig dirigió la investigación y destacó que “es muy difícil saber en los estudios clínicos cómo las dietas afectan la salud vascular".

“Por lo tanto tendemos a confiar en las mediciones simples de marcadores como los del colesterol en la sangre, que hasta ahora fueron sorprendentemente positivos en los individuos en dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas, y que por lo normal pierden peso", aseguró.
Rosenzweig remarcó que “la investigación sugiere que, al menos en animales, estas dietas pueden estar teniendo efectos cardiovasculares adversos que no quedan reflejados en los simples marcadores de la sangre".

Los científicos no saben a qué se debe este efecto, pero se cree que las dietas bajas en carbohidratos podrían afectar la forma como las células de la médula ósea son capaces de limpiar de forma efectiva los depósitos de grasa en las arterias.

“Poder entender los mecanismos responsables de estos efectos, así como los potenciales procesos reconstituyentes que puedan contrarrestar la enfermedad vascular, podrá eventualmente ayudar a los médicos a ofrecer el mejor tratamiento a sus pacientes", afirmó el doctor Rosenzweig.

ciudadanodiario.com.ar

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...