30 dic. 2011

Dieta para ancianos

Cada etapa en la vida requiere en cuanto a la alimentación cuidados especiales, y los adultos mayores, entendiendo por tales los que sobrepasan los 65 años necesitan un especial control, pues hay mayor predisposición a padecer anemia, diabetes, aumento del colesterol, hipertensión arterial, problemas cardíacos y prostáticos, entre otros, donde la alimentación juega un papel muy importante, con respecto a la calidad de vida, ya que envejecer no debería ser sinónimo de padecer, sino de disfrutar una época de la vida con menores responsabilidades y mayor tiempo para el ocio y el placer.

Muchas veces los mayores que viven solos, pierden las ganas de cocinarse, pues les parece que no tiene sentido dedicar tiempo para la elaboración de comidas que sólo ellos disfrutarán, y poco a poco, comienzan a adquirir hábitos poco sanos, como conformarse con un sándwich. Sin embargo, algunos se privan del placer de cocinar que puede resultar un agradable pasatiempo, y otros deben saber que si cocinar no les gusta, pueden con el mínimo esfuerzo alimentarse bien, con frutas y verduras, crudas horneadas o cocidas, nunca fritas.

No se necesita ser un experto cocinero para hacer una rica y nutritiva ensalada, y demandará unos pocos minutos, por ejemplo rallar una zanahoria, y agregarle algunas flores de brócoli hervidas y un par de nueces; o tomate con morrón y pepinos (todo en crudo) o arroz integral con espinacas hervidas, siempre condimentando con aceite de oliva. Las milanesas de soja pueden comprarse ya preparase y se hornean en escasos minutos. Al levantarse puede beberse un vaso de jugo de frutas y a media tarde alguna fruta. Como ven, hay comidas que son rápidas y altamente nutritivas.

Lo que debe reducirse es el aporte calórico ya que al tener menor actividad física, no hay tanto gasto de energía.

Para los vegetarianos que consumen huevos, evitar la yema, y para los que consumen lácteos, preferir los desgrasados, evitando mantequilla y mayonesa.

Evitar los chocolates, tortas, salsas picantes, cremas, helados (salvo de frutas).

El cáncer de colon puede prevenirse aumentando el consumo de fibras, presente en las frutas, verduras y cereales.

La deshidratación es frecuente en los ancianos, por lo tanto (al igual que cualquier adulto) debe beberse diariamente dos litros de líquido, preferentemente agua. No es recomendable el alcohol (salvo vino, pero no más de un vaso diario) las gaseosas o el café. La dieta vegetariana tiene una ventaja extra, es baja en grasas, y al ser blanda es de fácil masticación.

Si tiene alguna enfermedad como diabetes deberá abstenerse de consumir azúcar, y si es hipertenso, sal. Ambas, azúcar y sal, deben limitarse aunque no se padezca diabetes o hipertensión.

Es muy bueno que la dieta se acompañe con vida social, ejercicios moderados (el yoga o la gimnasia en el agua son muy positivos).

/vegetomania

1 comentario:

curso alimentacion de mayores dijo...

Muy buen aporte. Considero que la nutrición en los ancianos debe ser controlada por especialistas. Si bien la alimentación es importante a cualquier edad, los efectos de una mala ingesta de alimentos son mucho más notorios a edades mayores. La atención a ancianos mediante especialistas aumenta considerablemente su calidad de vida.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...