13 ene. 2012

Femenina, bella y exitosa: 6 formas de renovar la feminidad

Los aspectos que definen a la mujer van mucho más allá de una figura esbelta o una buena posición laboral. Sin embargo, como explica una famosa escritora de Oriente, un producto debe presentarse a primera vista para que la gente sepa exactamente qué es. Lo mismo pasa con las mujeres. Consejos muy femeninos.

Reinventarnos y darnos nuestro lugar a lo largo de la historia, ha sido un misión difícil y de mucho trabajo. Tenemos diferentes fortalezas a las que sacarles provecho y ser mujer es la principal herramienta para eso. La conferencista y autora del popular libro El arte de la guerra para las mujeres, Chin –Ning Chu nos propone seis maneras para renovar nuestra imagen (tanto social como internamente) y sacarle provecho a un don que solo nos pertenece a nosotras: la feminidad. Principios básicos desde la filosofía oriental. 

1.Ten presente que eres una creadora de belleza: Sin las mujeres rondando, el planeta sería un lugar sucio, desordenado y olería mal. Somos un icono de elegancia, tanto para nosotras como para quienes nos rodean; otra de nuestras virtudes al momento de conquistar e impactar. No significa que debemos ser la mamá y ama de casa de nuestro novio, marido, amigos y compañeros de trabajo. Las mujeres somos las representantes de la belleza, el orden y la limpieza. No dejes escapar esta característica por más que la rutina trate de obligarte a darle prioridad a cosas más importantes.

2.Estar preparadas para el mundo laboral: Fortaleza, ambición y poder son los ejes para entrar en territorios que antiguamente solo pertenecían al género masculino. Eran ellos quienes lideraban guerras y batallas; en la actualidad el campo de lucha se transporta a otra zona: el trabajo y el éxito. Ser femenina y ser mujer no implica cuidar bien del hogar y dar a luz. Para dejar aflorar la feminidad al 100%, es crucial que seamos excelentes trabajadoras y compitamos hombro a hombro con los hombres en el ámbito laboral. ¿Cuál es nuestra principal arma? El cariño y los cuidados propios que una mujer imprime en su entorno. El entendimiento, la calidez, el diálogo e incluso el instinto maternal son primordiales al momento de tener buenas relaciones laborales, solucionar conflictos y ascender con el aval de todo el mundo, sin necesidad de envidias o trucos engañosos.

3.Fuerza interior y serenidad:
Sin incursionar en polémicas machistas o feministas, es la mujer quien lidera una actitud que a veces es confundida con “intensidad de género”: la perseverancia. No darte por vencida fácilmente, aguantar lo insoportable sin que pisoteen tu integridad, y la habilidad para controlar las cosas, nos suben un peldaño más dentro del reconocimiento social. Deja fluir tus emociones con naturalidad sin caer en la vulgaridad o la agresión física, de seguro no luce muy bien que te mechones o agarres a patadas a tu pareja o compañeros de trabajo cuando algo te molesta. El sarcasmo funciona mucho mejor y deja la tarea de poner a pensar a los demás.

4.Sensatez, tu cualidad protagonista: El sentido común es la herramienta más importante cuando de interactuar con tu pareja o amigos se trata. Éste dirige nuestras acciones diarias y hace que nos traten de la misma manera: con respeto. Antes de salirte de casillas y dejar fluir cuanta grosería se te pase por la cabeza, recuerda que de la misma manera serás tratada cuando se dirijan hacia ti. ¿Prefieres un saludo cordial y cariñoso o un golpe en la espalda a manera de un “cómo vamos”? Siempre queremos que nos traten mejor de lo que tratamos a los demás, y el principio es no pasarse de la raya y tomar todo con calma.

5.Sé más intuitiva: La eficacia de un “hacer las cosas bien” radica en el manejo adecuado de la intuición. Aquello del sexto sentido femenino no se escapa mucho de la realidad: las mujeres son intuitivas por naturaleza y es momento de aprovecharlo. Las aptitudes que en su momento aseguraron la supervivencia de nuestros hijos cuando eran apenas unos bebés, se aplica con firmeza a otras áreas de nuestra vida. Cuando existe una duda o una decisión difícil, es a la mujer a la que se acude para resolver el conflicto. Deja fluir tu intuición y opina con fundamentos pero también con tus corazonadas femeninas.

6.Sé competitiva:
¿Compasivas y extremadamente sensibles? En cierta medida, es verdad (y fructífero), pero esto no puede ser una barrera al momento de proponernos retos y superarnos jerárquicamente, ya sea en el hogar, con la familia, los amigos o el trabajo. Siempre estamos supeditadas a alguien esté por encima de nosotras, un nivel más alto y debemos obedecer de manera sumisa. Siempre debemos respetar reglas y condiciones, pero es necesario que busques una superación y te pongas en tu lugar: como mujer y como persona. Tienes un papel dentro de cada círculo social al que perteneces y es momento de trabajar en ello.

/revistafucsia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...