6 ene. 2012

¿Piel maltratada después de vacaciones? Los 8 mejores tips

Año nuevo con piel nueva. Es momento de regenerar esta capa protectora de nuestro cuerpo, que además de ser la carta de presentación, merece unos cuidados especiales día y noche. Pero no te afanes: prácticos trucos que te toman solo un par de minutos dejarán tu piel como de porcelana los 365 días del calendario

1. La crema indicada: A menos que sufras de alergias específicas o que tu piel requiera tratamientos estéticos específicos, cualquier crema hidratante hará su labor. Debes prestar especial atención a no comprar cualquier ungüento de buen olor pero con pocos nutrientes: en el colágeno y la vitamina E está el secreto, son ingredientes imprescindibles en la etiqueta de composición. Revisa con cuidado la información del envase. El colágeno se pierde con la aparición de arrugas, la flacidez o la poca hidratación. Es este componente el que impide que se deformen los tejidos con los que se forman las estructuras cutáneas. Por otra parte, la Vitamina E es la que ayuda a la cicatrización y no deja que la piel se envejezca antes de tiempo.

2.Agüita bendita: Lava siempre tu cara con agua fría o tibia en las noches, aunque no te apliques ningún producto humectante. Remueve todas las impurezas que has “recolectado” durante el día. Paola Turbay, ex reina de belleza, nos cuenta un truco eficaz: al salir de la ducha, déjate secar el agua que queda en tu rostro y no te pases la toalla. No hay mejor hidratación que el agua. Evita hacer esto cuando estás expuesta al sol o se producirán manchas, como las pecas.

3.Piel, leche: Crea tu propia mascarilla para el rostro con el mercado de la semana. Para la piel grasa el mejor ingrediente es la leche, cuyos nutrientes cumplen a cabalidad esta función: su ácido láctico mantiene una hidratación natural de la piel sin una textura grasosa o aceitosa. Además de sus beneficios prodigiosos, sirve para curar quemaduras y como desmaquillante.

4.Piel seca, miel y glicerina: Dos ingredientes naturales que combinados te harán lucir con el cutis de una quinceañera.  La glicerina viene incluida en casi todos los productos de cosmética que se aplican sobre la piel o en los jabones (preferiblemente opta por aquellos que no tienen tantos químicos o colorantes artificiales). Cuando el sol ha hecho lo suyo, prepara una loción corporal a base de agua de rosas, miel, glicerina y tu crema de uso diario.

5.Piel normal, frutas por doquier: Si ya sabemos de los extraordinarios beneficios de las frutas con alta cantidad de antioxidantes (como por ejemplo, toda la gama de frutos rojos), lo más indicado es darnos una ayudita con uno que otro puré natural para la piel. Alimentos como la papaya, la fresa, el pepino y el limón limpian y purifican, las dos acciones básicas para una dermis que no presenta complicaciones. Así la piel mantiene su ritmo y no se vuelve ni muy seca ni muy grasa.

6.A tonificar: Realmente este proceso se hace con la limpieza y las cremas, pero no está de más que complementes con un tónico especial de acuerdo a tu tipo de piel. Hazlo el proceso con conciencia y no a las patadas: mantén el tónico en la nevera antes de su aplicación: la temperatura fría le da mayor elasticidad al cutis. .Empapa bien un algodón con el líquido y realiza movimientos circulares mientras.  El agua de rosas es el preferido, aunque puedes elegir por aquellos que vienen con extracto de manzanas, limón (limpiador por excelencia) caléndula y lechuga.

7.Untar por untar, el grave error: De poco o nada sirve si usas crema hidratante  todos los días si no aprendes cómo aplicarla para que realmente haga efecto. Cuando el blanco es el rostro, unta las yemas de los dedos y ve directo a las zonas primordiales: debajo de los ojos, alrededor de la nariz y la boca y en el mentón. Realiza movimientos especiales, como si trataras de estirar aquellas pequeñas arrugas que aparecen en estas áreas. Con el resto del cuerpo, muy similar: hazlos en forma de círculo para que permitas que las toxinas y grasas se movilicen y no se queden estancadas.

8.Acuérdate de tus cremas: Si la falla es de la memoria, deja tus productos en un lugar visible dependiendo de la actividad que relices cada mañana o noche: cerca al cepillo de dientes, en tu mesita de noche, en tu bolso o hasta encima de la cama. Irás adquiriendo el hábito poco a poco.

/revistafucsia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...