4 ene. 2012

Comenzar 2012 con un organismo saludable

Ya comenzó  2012 y con él llegan las típicas preocupaciones por los kilos de más que se ganaron en la época decembrina, una fecha llena de excesos gracias a las hallacas, los licores, los dulces y otras delicias.

Para iniciar este nuevo año con la salud como propósito,  expertos en nutrición recomiendan hacer una desintoxicación, que elimine los restos de azúcares, alcohol, cafeína y grasas que afectan el cuerpo.  Síntomas como exceso de peso, acidez, problemas al dormir, ansiedad y dolores de cabeza pueden ser indicios de que el organismo necesita una ayuda urgente.

Hay ciertos alimentos, en particular frutas, que permiten depurar el organismo. También resulta efectivo hidratar el cuerpo con bastante agua, pero ninguna de las dietas será efectiva si no se eliminan, por ejemplo, los refrescos, el café y las comidas altas en grasa.

La duración de un régimen alimentario que ayude a desintoxicar puede variar. lo mínimo debería ser cinco días.

Después, el compromiso será la palabra clave. Hacer un régimen y cumplirlo para purificar el cuerpo no servirá de nada si no se lleva una dieta sana y balanceada y  se combina con  ejercicios regularmente.

Poder cítrico  

Las frutas cítricas como el limón resultan excelentes para una dieta que desintoxique el cuerpo, ya que si bien es ácido, no contiene azúcares. De esta fruta destacan sus propiedades diuréticas, adelgazantes y desinflamantes. Incluir el jugo de limón en el almuerzo, cena y entre comidas es una excelente opción. La naranja permitirá hidratar, al mismo tiempo que cumple una función antioxidante. Por tener un alto contenido de vitamina C, los beneficios son muy amplios: evita el envejecimiento prematuro, las enfermedades degenerativas, las afecciones cardíacas y además facilita la absorción en el cuerpo de otras vitaminas y minerales.  

Hidratación  

Tres litros de agua por día. Esa es la medida que el cuerpo humano debería consumir. Para depurar el organismo, la hidratación es clave y qué mejor que el agua para ayudar a eliminar sustancias nocivas.

Cada célula, tejido y órgano del cuerpo humano necesita  agua para funcionar, es por ello que esta sustancia supone la mitad de nuestro peso corporal.

Incluso, el agua sirve para rebajar esos kilos extras. En el portal web de salud www.familydoctor.org explican que la sensación de hambre puede confundirse con sed. “Cuando sienta hambre, tome agua. Si es hambre de verdad, la sensación no pasará con este líquido”.

En un clima tan caluroso como el de Anzoátegui, es conveniente consumir mucha agua.  

Ensaladas  

Las ensaladas, que contengan mucha lechuga, tomates, pepinos, espárragos, cebolla y otros vegetales, deben ser un elemento que no puede faltar en una dieta depurativa.

La lechuga es rica en una gran variedad de vitaminas como A, E, C, B1, B2 y B3. También posee calcio, magnesio, potasio y sodio.

De igual forma, las verduras resultan ideales para limpiar el organismo y aportarle los nutrientes necesarios. En las sopas, también ayudan a regular el nivel electrolítico de nuestro cuerpo.  

¡A comer frutas!  

Frutas como la piña, la patilla, las uvas sirven para eliminar las indeseadas toxinas y además, para hidratar el cuerpo, al mismo tiempo que se le aporta vitaminas. La piña, por ejemplo, es eficaz para combatir el exceso de peso por retención de agua. Además ayuda a separar el tejido celulítico y eliminar los depósitos de grasa. Al comer esta fruta entre comidas e incorporarla como merienda, durante unos cinco días, se notará la diferencia. La uva es rica en azúcares, una glucosa de mejor asimilación que el azúcar blanca. Aporta energía y bastante potasio.

Dos platos al mediodía  

La comida de mediodía debe constar de un primer plato a base de verduras o ensaladas y un segundo rico en proteínas. Si queremos perder unos kilos, “vamos a estar un mes tomando sólo verduras y ensaladas  primero. En los meses sucesivos y sólo según vayamos bajando de peso, incluiremos legumbres un día a la semana y arroz otro día”, destaca el doctor Domingo.

En el segundo plato, podemos elegir entre huevos, carne o pescado, pero hemos de cocinarlos hervidos o a la plancha para evitar las grasas. Tampoco debemos prepararlos rebozados, “pues eso implicaría aportar harinas”, señala. Asimismo,  desaconseja utilizar las papas como acompañamiento en el segundo plato y recomienda incluir, en cambio, lechuga u otros vegetales.     

Merienda  

Para  la merienda funcionan un café con leche o alguna fruta como un pedazo de piña o patilla, las cuales sirven para hidratar durante la tarde. Comer uvas también es ideal si se está en el trabajo, pues aportan energías. Una manzana también es excelente opción ya que esta fruta tiene mucha fibra y además  es rica en hierro, ideal para el hígado.  

Cena: sólo proteínas  

Las proteínas ayudan a quemar las grasas que se han consumido, por eso la cena debe ser exclusiva de proteínas.

Así, el primer plato de la cena puede consistir en un poco de jamón de York o jamón serrano y el segundo en huevos, pescado o carne preparados a la plancha o cocidos para eludir las grasas.

“Todos los alimentos que tomamos tienen una cantidad determinada de hidratos de carbono, de grasas o de proteínas. Sabemos que el gramo de proteínas tiene sólo cuatro calorías y el gramo de grasa ocho o nueve”, aclara el nutricionista.

La leche descremada o deslactosada, el yogur y los quesos como el ricota y parmesano, también son alimentos ricos en proteínas.

Los lácteos naturales tienen un índice glucémico bajo y además aportan el calcio necesario para los huesos y  ayudan a adelgazar.

Un desayuno saludable  


Al realizar una dieta, el desayuno forma una parte importante de este régimen de alimentación. El experto en nutrición Alejandro Domingo explica que esta comida puede consistir en leche descremada

o semidescremada acompañada por hidratos de carbono con un bajo aporte calórico.

“Un pedazo de pan, una barrita light con un poco de aceite o cereales” es lo ideal, sugiere  el especialista. Para completar el desayuno, un zumo de naranja o una fruta bastará para balancear la primera comida del día.

Sin embargo, el hambre puede atacar, por lo general unas horas antes del almuerzo, así que es conveniente tener cómo resolver esta situación.

“A media mañana se puede tomar un café con leche o una pieza de fruta”, propone.

Este especialista recomienda convertir en hábitos estas recomendaciones que resultan  imprescindibles cuando se tiene tendencia a engordar.

Según precisa, el sobrepeso “no se soluciona con una dieta de un mes. Es algo que hay que vigilar toda la vida”.

/eltiempo.com.ve

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...