29 sept. 2012

Las mujeres pasan 17 años a dieta

Una encuesta suma las curas de adelgazamiento que realizan las británicas a lo largo de su vida

Las británicas se pasan 17 años de su vida a dieta y pierden nueve veces su peso corporal en estos intentos por estar delgadas. Lo dice una encuesta desarrollada en un portal especialista en adelgazamiento, Diet Chef, que apunta que el 90 % de las mujeres se ha puesto a régimen alguna vez. Según el estudio, una británica hace dos dietas al año de entre 4 y 7 semanas cada una; si una mujer empieza a hacerlas a los 18 años y durante toda su vida, unos 60 años más, al final resulta la astronómica cifra de 17 años. Con cada dieta se bajan una media de cuatro kilos, es decir, ocho kilos al año.

Los motivos que llevan a las mujeres a controlar de forma estricta su alimentación son varios: entrar en la ropa (52 %), eliminar el michelín que se forma sobre el pantalón o la falda (50 %), verse mejor en verano (33 %), mejorar su estado de salud (22 %) o estar mas delgada para ir a una boda (18%).

Teresa Martínez Ramonde, endocrina del Chuac y secretaria de la Sociedade Galega de Endocrinoloxía e Nutrición, ve cada día en su consulta casos de mujeres que han hecho todas las dietas que van saliendo y siempre cargan con kilos de más. El problema, dice, es la mentalidad: habría que tomarse la comida igual que el trabajo. «Uno sabe que tiene que trabajar, hay días que no te apetece, pero vas igual. Con la comida pasa lo mismo, tenemos que asumir que hay que comer lo justo y de forma equilibrada. Podemos descansar un día del trabajo, lo hacemos el domingo, y no nos da mala conciencia y dejamos entonces de trabajar, porque sabemos que el lunes hay que volver», explica. Siguiendo su razonamiento, habrá jornadas en las que por diferentes motivos uno trabaje menos, pero se asume que ese tiempo perdido lo tiene que recuperar más pronto que tarde. Es decir, la única manera de evitar las dietas es estar siempre a dieta.

Otra cosa es la ansiedad: «Lo veo a diario -dice la especialista-, muchas mujeres están frustradas y otras tan estresadas que comen. Está comprobado que comer nos hace sentir bien» y de ahí que ante cualquier eventualidad (aburrimiento, nervios, preocupaciones...) se abra la nevera. Ademas, el ser humano esta programado para comer porque en la mayor parte de su historia ha pasado hambre, y su cerebro le recuerda mediante recompensas que cuando tiene oportunidad debe almacenar la comida para cuando lleguen, nunca mejor dicho, las vacas flacas. Por eso las dietas que se ponen de moda (y que penalizan los hidratos de carbono) tienen efecto rebote: cuando la persona vuelve a tomar las harinas y azúcares el cuerpo decide guardárselos para la próxima crisis.

/lavozdegalicia

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...