18 sept. 2012

El pescado, el mercurio, los ácidos grasos omega-3 y el riesgo de ataque al corazón

Una nueva investigación indica que el riesgo de un ataque al corazón puede aumentar con el consumo de mercurio y disminuir con el consumo de ácidos grasos omega-3.

Las fuentes dietéticas de ácidos grasos omega-3 incluyen el aceite de pescado y los aceites de ciertas plantas y nueces. Recientemente, el interés en el aceite de pescado como protector cardiovascular ha incrementado debido a la observación que los Inuit de Groenlandia tienen una incidencia inusualmente baja de enfermedad cardiaca a pesar de consumir una dieta alta en grasas.
El mercurio es una neurotoxina, y los altos niveles de exposición a este mineral  pueden dañar el cerebro, el corazón, los riñones, los pulmones y el sistema inmunológico. Los bebés y los niños pequeños son especialmente vulnerables a la toxicidad del mercurio. Las emisiones industriales, sobre todo de las plantas de energía que utilizan al carbón como combustible, son la fuente principal del mercurio que se encuentra en el medio ambiente. El mercurio se filtra por el suelo y las aguas de la superficie de la tierra, drenándose en los ríos y acumulándose en los peces. Así, el consumo de grandes cantidades de pescado se ha relacionado con niveles elevados de mercurio.

El nuevo estudio incluyó a 572 hombres suecos y finlandeses sin antecedentes de ataques al corazón. Los investigadores obtuvieron datos sobre sus niveles de mercurio mediante muestras de pelo y datos sobre sus niveles de ácidos grasos  omega-3 mediante muestras de sangre. Los hombres fueron seguidos durante un promedio de 16,5 años.

Los investigadores encontraron que no cambiaba significativamente el riesgo de ataque al corazón cuando la exposición de los sujetos al mercurio era relativamente baja. Pero los participantes con niveles elevados de mercurio (que se define como una concentración mayor de 2 microgramos por gramo en el pelo) tenían un mayor riesgo de ataque cardíaco.

Los hombres con altos niveles de ácidos grasos omega-3 tenían un menor riesgo de ataque cardiaco. El análisis de los datos mostró que el aumento de un uno por ciento en los niveles de ácidos grasos omega-3 en la sangre reducía el riesgo de ataque cardíaco en un siete por ciento.

Los investigadores sugieren que la gente debería escoger el pescado bajo en mercurio. Casi todos los pescados y mariscos contienen una cantidad minúscula de mercurio, pero ciertas especies contienen más que otras. Las anchoas, las ostras (los ostiones), los camarones, los calamares y la tilapia contienen la menor cantidad de mercurio (menos de 0,09 partes por millón), mientras que el pez espada, el atún y la caballa contienen la mayor cantidad de mercurio (más de 0,5 partes por millón) y deben ser consumidos con moderación.

Para obtener más información acerca de terapias integrales para la salud del corazón, por favor visita nuestro Diccionario de Remedios y Tratamientos Naturales, elaborado en colaboración con Natural Standard, o utiliza la casilla de búsqueda arriba a la derecha.

/vidaysalud

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...