24 sept. 2012

Cómo cortar una cebolla sin llorar

Cuando cortamos cebollas, el secreto para evitar las lágrimas está en utilizar un cuchillo y una tabla adecuados

Ni colocarse una cáscara de cebolla sobre la cabeza, ni taparse la nariz con unas pinzas para la ropa, ni manipular estas hortalizas con gafas de bucear. El secreto para cortar cebollas sin lágrimas no está en los mitos, sino en el cuchillo, en la tabla y en mantener cierta distancia respecto a la superficie de trabajo. En este artículo se explica por qué las cebollas provocan lágrimas y cómo evitar que esto suceda, desde el momento en que se compran hasta la hora de cocinar.

Cómo evitar las lágrimas al cortar cebollas

El primer consejo para evitar el lagrimeo no está ligado a la cocina, sino al mercado. En el momento de comprar, conviene elegir cebollas de calidad extra, con un buen punto de maduración y no demasiado grandes. Si tienen piel fina, será más fácil pelarlas.

    Ya en casa, lavar las cebollas antes de quitarles la piel ayuda a rebajar ese punto sulfurado en la superficie. De ese modo, evitaremos las primeras lágrimas.

    La elección del cuchillo es fundamental. Si es posible, conviene utilizar un "cuchillo cebollero" o "cuchillo de cocinero", con dimensiones profesionales, muy bien afilado y sin muescas en la hoja. Un cuchillo de estas características consigue penetrar en la cebolla sin machacar su carne. En consecuencia, sus jugos no saltan hacia nuestras mucosas.

    Para evitar los malos ratos con la cebolla, la tabla de cortar es otro gran aliado. Si es de resina, mejor. Es importante acostumbrarse a utilizarla porque nos ayuda a mantener la cebolla y sus aceites alejados de nuestro cuerpo. Y es que gran parte de las lágrimas tienen que ver con querer cortar las cebollas como nuestras madres y abuelas: con el cuchillo de toda la vida, en la mesa familiar y en sitios con corrientes de aire.
    Las lágrimas también se evitan con una manera de cortar adecuada. Para ello, se coloca la cebolla sobre la tabla y se hacen dos cortes: uno en la parte del tallo y otro en la base. A continuación, se realiza un corte transversal, de manera que partirnos la cebolla en dos, en el mismo sentido de sus capas. Con esta sencilla operación es posible acceder con facilidad a la piel y tirar de ella hacia fuera para eliminar la primera capa de la cebolla. Tras retirar los desperdicios (muy importante), nos quedarán sobre la tabla dos mitades limpias y listas para cortar según se prefiera: en brounoisse (daditos muy pequeños), en juliana (tiras finas) o en paisana (dados un poco más grandes, como para pisto), entre otras.

Cebollas: ¿por qué nos hacen llorar?


    Los aceites esenciales sulfurados de la cebolla provocan las lágrimas cuando entran en contacto con las mucosas y con los ojos

La cebolla es una hortaliza muy común en nuestra gastronomía y se utiliza en casi todo el planeta, ya que existen más de 500 variedades y se adapta muy bien a los climas templados, por lo que es muy fácil de encontrar y de cultivar. Las cebollas son primas hermanas de otras hortalizas como el puerro, la cebolleta y el cebollino: el denominador común es que el bulbo, que está enterrado, es la parte comestible, mientras que la parte superior, el tallo, se convierte en flor.

Una de las características de estas hortalizas es su alto contenido de aceites esenciales sulfurados, muy volátiles y picantes. Además de proporcionar un sabor característico, estos aceites son los responsables del olor de las cebollas, un aroma muy especial, que se dulcifica con el cocinado, pero que en crudo nos hace llorar, cuando entra en contacto con nuestras mucosas y con los ojos. El efecto es inmediato y bien conocido por todos: lagrimeo, congestión, ardor... Incluso ganas de abandonar la cocina.
Una cebolla para cada fin

Las variedades de cebolla más consumidas en nuestro entorno son las blancas y las amarillas, que se utilizan para elaborar sofritos, salteados, caldos, sopas y salas. La cebolla roja, por su sabor dulzón y porque aporta color al resultado final de un plato, se utiliza con frecuencia solo para guisos y salsas, así como la cebolleta fresca (también denominada "de manojo" o "dulce"), idónea para consumir en crudo, cortada muy fina, en ensaladas y tapas.

El cebollino se utiliza por lo general como elemento decorativo y aromatizante, por lo que se agrega a última hora a los platos terminados (o a punto de acabar) para dar un toque de frescor y personalidad a la receta.

/consumer

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...