25 mar. 2009

BALÓN GÁSTRICO, UNA OPCIÓN PARA BAJAR DE PESO SIN CIRUGÍA


POR CRISTIAN DÁVILA

Al teclear “obesidad” en cualquier buscador de internet, automáticamente se obtiene cientos de páginas sobre dietas, consejos, tratamientos médicos y avances científicos de esta peligrosa enfermedad que se extiende por el mundo cada vez más.

Dentro de las opciones que ofrece dicho buscador de Internet no se pueden pasar por alto algunos blogs, en los cuales hombres y mujeres con problemas de peso comentan y cuestionan sobre los peligros o molestias de las operaciones para eliminar el exceso de libras.

Por ese motivo, el gastroenterólogo del Centro Médico, Lisandro Salazar opina que una persona obesa que se somete a una operación u otro método para bajar de peso debe ser atendida por un equipo especializado que interactúe integralmente.

“Profesionales en cirugía, gastroenterología, endocrinología, nutrición y psicología —todos con experiencia en obesidad— deberán trabajar en conjunto para reducir los riesgos de una intervención, ya que este tipo de pacientes son más vulnerables”, analiza Salazar.

Cirugía bariátrica

Se refiere al procedimiento quirúrgico utilizado para el control de la obesidad. Se realiza en pacientes con un Índice de Masa Corporal (IMC) mayor de 40, y que por su exceso de peso tengan problemas de diabetes, riesgos cardiopulmonares, apnea del sueño (ronquidos), entre otros.

Dentro del estómago

Sin embargo, existen otras alternativas no quirúrgicas contra la obesidad: el balón intragástrico, es una de ellas. “Este es un procedimiento endoscópico que consiste en la introducción de un balón dentro del estómago para tratar la obesidad”, dice el cirujano brasileño, Gustavo Carvalho. Agrega que el tratamiento es reversible y, en su opinión, tiene menores costos y complicaciones, en comparación con una cirugía.

¿Cómo funciona?

El especialista comenta que este globo de silicona se introduce con facilidad a través de una endoscopía que dura de 8 a 15 minutos: “Una vez realizado el procedimiento, el paciente queda en observación el tiempo que sea necesario. En algunos casos, un par de horas serán suficientes”.

Carvalho explica que este dispositivo se coloca por seis meses y su funcionamiento empieza cuando el globo entra en contacto con el fondo gástrico, el cual crea un estímulo que activa la sensación de saciedad, “por eso las personas comen menos”, dice. Añade que luego de tres meses el cerebro descubre al balón y la persona ya no baja de peso: “Sin embargo, es retirado hasta el sexto mes para evitar que el paciente recupere el peso ”.

El especialista dice que al principio puede haber reacciones como vómitos, dolores abdominales y poca intolerancia hacia algunos alimentos, pero luego de unos días la mayoría de pacientes logra acostumbrarse. “Para obtener verdaderos resultados se debe seguir una dieta específica y realizar actividad física constante”, enfatiza. (Ver mas)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...