13 jul. 2012

Dietas inútiles y peligrosas


Recientemente la escultural Kim Kardashian reconoció abiertamente que vive inconforme con su cuerpo, al grado que para sentirse satisfecha cuando tiene sesiones de fotos o eventos importantes, recurre a las famosas dietas de shock que consisten en limitarse a comer por determinado tiempo –lo máximo, una semana- un solo tipo de alimento, además de recurrir al uso de la faja Spanx, muy socorrida por las celebrities para lucir figuras electrizantes.

Lo que quizá Kim ignore es que si bien la efectividad de este tipo de regímenes alimentarios y el uso de prendas mágicas, tienen un efecto ciertamente inmediato y alentador, también lo es que esto ocurre por un periodo igualmente breve que deja a su paso una serie de daños tanto en la salud como en la apariencia física, que recuperarse de ellos se antoja bastante complicado.
Alteraciones en el metabolismo, pérdida de masa ósea y daños severos a los órganos internos, son los principales problemas que acarrea el someterse a una dieta carente de los nutrientes que requiere el organismo para su completo funcionamiento y adicionalmente, hay que decir que se compromete la masa muscular tal como loindica la doctora Carmen Sánchez Mora, bióloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “el riesgo es que lo que hacen estos programas alimentarios es hacer que el cuerpo pierda agua y masa muscular, y ésta última para recuperarse requiere de que la proteína se incorpore al músculo, pero esto sucede en una forma exageradamente lenta, así que cuando una persona abandona su dieta extrema va a recuperar peso pero ya no como músculo sino como grasa y agua”.

El resultado final no es nada halagador, porque ésta fusión se manifiesta como celulitis y además se provoca la flacidez del cuerpo. Algo similar ocurre con el uso de fajas: hacen que se pierda músculo debido a que pierden movilidad y por consecuencia volumen, así que lo que parecía una gran respuesta a la necesidad de lucir delgada en poco tiempo se convierte en una sentencia que prácticamente es cadena perpetua.

Ansiedad, que no te domine

Una característica que une a quienes se adhieren a las formulas rápidas para perder peso, es que sufren de ansiedad porque desean despojarse en poco tiempo de esos kilos que les tomó años adquirir, pero no lo hacen con la consciencia de buscar una mejor calidad de vida para sí mismas sino para lograr una imagen de delgadez para un evento específico, tal y como ocurre en el caso de muchas famosas.

El problema, dice la especialista, es que como no hay cambio que las lleve a desarrollar buenos hábitos alimentarios, sino que todo se reduce a una o dos semanas para posteriormente volver a sus costumbres anteriores y lo que es peor, con el riesgo no sólo de recuperar los kilos perdidos, sino también llevarse unos cuántos de más debido a que una vez libres del régimen optan por comer todo aquello que tuvieron prohibido.

Este juego de perder y ganar peso, adicionalmente simulado con prendas que comprimen el cuerpo, representa un serio peligro porque es muy sencillo volverse una aficionada frecuente a las dietas rápidas, que también causan daños a nivel cardiovascular y de funciones vitales del organismo.
Más bienestar, menos ilusión

Lograr el cuerpo perfecto tiene una clave y es tan sencilla como practicar alguna actividad física, la que más te guste y te facilite hacerla con frecuencia, puede ser desde la muy recurrida recomendación de caminar, pero a paso vigoroso para que surta un efecto mejor hasta practicar baile, capoeira, spinning, yoga o pilates, la que mejor se adapte a tu forma de ser, tu tiempo disponible y hasta habilidades físicas.

Si además lo acompañas de una dieta equilibrada y que no te represente tener que privarte de ningún alimento, salvo que sea por una cuestión de protección a tu salud y por prescripción médica, tendrás la seguridad que moldearás tu figura sin aspirar a parecerte a nadie y gozando plenamente de salud y fortaleza.

/laopinion

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...