27 jun. 2012

Son preferibles las dietas bajas en azúcar que las bajas en grasas

 
  • Constatan una mejor respuesta en dietas bajas en azúcares que bajas en grasas.
  • Las dietas muy bajas en grasas reducen la velocidad con la que se queman calorías.
  • Además, generan un patrón peligroso en lípidos y resistencia a la insulina.
No todas las calorías son iguales y no todo los organismos responden de igual manera a una dieta. Investigadores norteamericanos acaban de mostrar que someterse a dietas bajas en grasas puede entrañar riesgo y no es tan productivo a la hora de perder peso como las dietas de bajo índice glucémico (bajas en azúcares) independientemente del número de calorías.

El estudio del Hospital infantil de Boston (EE UU)  se realizó con 21 pacientes obesos, que perdieron hasta un 15% de su peso y fueron sometidos a los tres tipos diferentes de dieta con el mismo número de calorías.
En contra el dogma nutricional, todas las calorías no son igualesHallaron que las dietas que reducen el aumento de azúcar en la sangre, tanto dietas de bajo índice glucémico, como bajas en carbohidratos, son mucho más efectivas a la hora de mantener la pérdidas de peso, por su mejor respuesta hormonal y metabólica.

"Hemos encontrado que en contra el dogma nutricional dominante, todas las calorías no son iguales", asegura David Ludwig, uno de los responsables del estudio, que se publica en Journal of American Medical Association.

Según la investigación, pese a que tradicionalmente se recomiendan dietas bajas en grasas, éstas reducen la velocidad con la que las personas queman calorías, generan un patrón peligroso en lípidos y resistencia a la insulina.

Dieta baja en grasa: se recupera lo perdido


Por estas razones, los científicos explican que las personas que han perdido kilos con dietas bajas en grasas tienden a volver a ganar peso más rápido que las que han seguido dietas de bajo índice glucémico o en carbohidratos.

No obstante, las dietas de bajo índice glucémico son las más recomendables, normalmente vinculadas a la alimentación mediterránea (ricas en legumbres, vegetales, cereales y grasas saludables), ya que se digieren lentamente y ayudan a mantener los niveles de azúcar y hormonas estables tras la comida.

En lo referente a las dietas bajas en carbohidratos el estudio encontró un aumento de los niveles de proteínas C-reactiva, que puede aumentar el riesgo de enfermedades coronarias, además considera que las dietas de bajo índice glucémico son más fáciles de seguir al no eliminar ninguna categoría completa de alimentos.

/20minutos

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...